Problemas y síntomas en adultos. Autoestima

 

¿QUÉ ES LA AUTOESTIMA?

La autoestima se define como la confianza y el respeto por uno mismo. Disponer de una autoestima alta significa confiar en las habilidades y capacidades de cada uno para resolver las dificultades de la vida. Se manifiesta en pensamientos, sentimientos y acciones, e implica considerarse una persona con derecho a expresar, valorar y defender sus intereses y necesidades; pensar de sí mismo que se es alguien válido, respetable y con derecho a ser feliz.

El autoconcepto es la forma en que uno se percibe a sí mismo y constituye un marco de referencia desde el que interpretamos la realidad y las propias experiencias. Influye en el rendimiento, condiciona las expectativas y la motivación y contribuye a la salud y el equilibrio psíquico. Por tanto, puede afectar a la autoestima.

 

CONSECUENCIAS DE LA AUTOESTIMA ALTA Y DE LA AUTOESTIMA BAJA

Consecuencias de una alta autoestima:

Las personas con autoestima alta son más independientes, seguras de sus capacidades e ideas y persistentes en el logro de sus objetivos. Además suelen tener una mayor capacidad para resolver las dificultades, y un interés constante ante nuevas metas que impliquen un mayor desarrollo personal y profesional.

Consecuencias de una baja autoestima:

Un nivel bajo de autoestima va unido a una mayor dependencia de los demás y baja resistencia a la incertidumbre. Lleva a la persona a desistir antes en sus intentos de superación, desembocando más fácilmente en sentimientos de frustración. Tendría pensamientos del tipo: “no valgo nada”, “todo lo hago mal” o “no lo hago todo lo bien que debería”, “no sé si estoy haciendo lo correcto”, “no sé si seré capaz de...”, “no me gusto a mí mismo”... Todos estos pensamientos se traducen en conductas, así tener un nivel de autoestima bajo puede interferir negativamente en las relaciones con los demás y, en general, en todos los ámbitos de la vida. La autoestima constituye una variable necesaria para el bienestar personal.

PENSAMIENTOS > EMOCIONES > CONDUCTAS <> AUTOESTIMA

 

INDICIOS DE UNA AUTOESTIMA BAJA

A continuación se exponen las características más comunes de una persona con baja autoestima:

- Autocrítica excesivamente rigurosa.
- Alta sensibilidad a la crítica.
- Indecisión crónica.
- Deseo excesivo de complacer.
- Perfeccionismo.
- Sentimientos de culpa irracionales.
- Tendencia a mostrar enfado y a estar a la defensiva.
- Actitud supercrítica.
- Tendencias depresivas.
Tener un autoconcepto positivo y una autoestima alta es de gran importancia personal, profesional y social. Si te has visto reflejado en algunas de estas características, un psicólogo puede ayudarte a mejorarlo.